confluencia-cronologicas
BannerFans.com
Esau Ismael

La alianza profetizada entre Esaú e Ismael

Estamos viviendo en un momento en que el cumplimiento de la profecía sobre la unión los árabes y Occidente en contra de Israel, es noticia de primera plana.

Las señales de que Europa Occidental está cooperando con las demandas árabes de un estado en medio de Israel se están convirtiendo en algo común.

Cuando la Asamblea General de la ONU votó en 2012 sobre si se debe reconocer al Estado inexistente de Palestina, 138 países votaron a favor, incluyendo los países de Europa occidental de Austria, Francia, Italia y España.

Hace un año este mes, la primera embajada palestina en Europa Occidental abrió oficialmente sus puertas en Estocolmo, Suecia.

La semana pasada, el canciller francés Laurent Fabius anunció la intención de Francia de reconocer oficialmente un estado palestino si las negociaciones entre Israel y la AP fallan. Expresada como un intento de forzar a Israel a volver a las negociaciones con Abbas, de hecho, da a Abbas todas las razones para evitar las negociaciones.

La semana pasada, así, [Alias] Francisco [alias el Papa] se reunió con el presidente de Irán. Irán es ampliamente reconocido como el estado patrocinador del terrorismo a nivel mundial. Sin embargo, el Vaticano emitió un comunicado, después de la reunión de Francisco con el presidente iraní, Hassan Rouhani, afirmando que Francisco y Rouhani comparten “valores espirituales comunes”.

Para los creyentes de las Escrituras, estas noticias y otras similares reflejan un aumento en la cooperación entre el mundo árabe y Occidente que es visto como el cumplimiento de la antigua profecía judía.

La tradición judía contiene una profecía de 2000 años de antigüedad, en la que los hijos de Esaú (naciones occidentales de hoy en día) y los hijos de Ismael (naciones árabes de hoy en día) se unirán contra el pueblo judío en el fin de los días.

Esta alianza se forjó en el comienzo mismo de la historia registrada en las Escrituras, cuando Esaú se casó con la hija de Ismael.

Así se fue Esaú a Ismael, y tomó para sí por mujer que Mahaleth, hija de Ismael, hijo de Abraham, hermana de Nebaiot, para ser su esposa. (Génesis 28: 9)

El rabino Yechiel Weitzman, en su libro El Exilio ismaelita , explica que un sabio judío del primer siglo, Jonathan ben Uzziel escribió acerca de cómo esta alianza reaparecía en el fin de los días. Ben Uziel escribió:

“Los grandes barcos llenos de armas partirán como una gran flota romana de Italia y se unirán con una legión que partirá desde Constantine [esto es Ismael]. Ellos harán daño a los habitantes de otras tierras, y someterán a los descendientes de Héver [una referencia a Israel]”.

Este 2000 años de edad, la profecía reúne a los descendientes de Esaú, al que Ben Uziel llama, Romanos, Italia, con los descendientes de Ismael, que se unen en la guerra contra Israel.

Sin embargo, Ben Uziel profetizó un final alegre: “[E]n el final, ellos también caerán en manos del Mashiaj (Mesías), y perecerán para siempre”.

Breaking Israel News habló a fin de los tiempos con el estudioso Pinjas Winston por el aumento de la cooperación entre los descendientes de Esaú, y los descendientes de Ismael.

Winston explicó a Breaking Israel News cómo el grado de cooperación frecuente hoy en día era hasta hace poco inconcebible. “Hubo un tiempo en que era difícil imaginar al llamado mundo civilizado atacar en grupo a Israel y obligarnos a poner en peligro nuestra existencia”, dijo.

“Los árabes contribuyen poco o nada para el beneficio de la sociedad occidental, mientras que los israelíes, democráticos y dedicados a los avances tecnológicos. Los palestinos están asesinando a personas inocentes y enseñan a sus hijos a hacer lo mismo, mientras que los israelíes procuran evitar una guerra a toda costa.

“La lógica dictaba que el mundo apoyaría a Israel hasta que el mundo árabe madure y se empapen de la noción de paz desde una perspectiva occidental. Aprendiendo a querer la paz más de lo que odia a los judíos. Pero, no sólo no hacen esto, sino que no está en sus planes”.

Winston concluyó su análisis señalando cómo los no creyentes están equivocados. “Muchos en Occidente, especialmente en Europa, han pasado por alto los pecados del mundo árabe sin tener en cuenta las virtudes del estado judío. Al contrario, en cuanto hallan de qué criticar a Israel lo hacen con exageración”.

“En resumen, se han confundido a David por Goliat y a Goliat por David, con poco o ningún remordimiento en absoluto. Para los creyentes, esto es nada menos que un cumplimiento milagroso, pero inquietante de la profecía y una seria llamada de atención”. Fuente: estadodeisrael.com

Compartir en Redes SocialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comentar


iglesia celular