Smith

Santifíquense, Yo haré maravillas entre ustedes

La historia nos cuenta sobre los predicadores de avivamiento tales como A.A. Alan, Smith Wigglesworth, John G. Lake, John Alexander Dowie, William Branham, William Seymour, Aimee Semple McPherson, Kathryn Kuhlman, Maria Woodworth-Etter, Charles Finney, Evan Roberts, Jack Coe y muchos otros hombres y mujeres a quienes Dios usó en ministerios de milagros, señales y maravillas. En sus reuniones de avivamiento, la gente fue sanada de enfermedades terminales, los ciegos recibieron la vista, los lisiados caminaron e incluso los paralíticos fueron sanados.

En los días de Maria Woodworth-Etter, la mayoría de las iglesias no permitían que las mujeres ministraran. En sus reuniones, la gente solía tener trances y visiones que duraban horas. La unción de Dios se sentía incluso a kilómetros de distancia, y la gente era sanada en sus hogares.Otro predicador de avivamiento, John G. Lake, tenía salas de sanidad en Spokane, Washington, donde se documentaron miles de milagros todos los años.

Y por sí mismos, estos hombres y mujeres no podían hacer nada. Todos estos milagros eran posibles porque se hacían a través del Espíritu Santo, en el nombre de Jesús. Estos predicadores conocían su propia autoridad y llevaban Su unción.

1 Juan 2:6, “El que dice que permanece en Dios, debe vivir como vivió Jesús”.

Santifíquense, Dios está a punto de hacer grandes cosas.

La otra noche, estaba yo leyendo mi Biblia, cuando el Espíritu Santo me recordó la Escritura de Josué 3:5: “Entonces Josué dijo al pueblo: ‘Conságrense, porque mañana el Señor hará maravillas entre ustedes'”.

La siguiente mañana después de leer otra vez esa Escritura, encendí una retransmisión en directo de una iglesia a la que antes asistía. Tan pronto como lo hice, el nuevo pastor estaba citan esa misma Escritura. Entonces, el Señor me dijo: “Conságrense, porque mañana el Señor hará maravillas entre ustedes.”

En el libro de Éxodo, cada vez que el Señor iba a moverse con poderentre el pueblo, ordenaba a Moisés que le dijera al pueblo que se consagrara.Dios visitó a Moisés ante la zarza ardiente. También visitó a Moisés durante su encuentro con el faraón y cuando dividió el Mar Rojo. Millones de israelitas cruzaron el mar sobre tierra seca, pero el enemigo de Moisés, el faraón, junto con su ejército, se ahogó al intentar perseguirlos.

Después de morir Moisés, el Señor le dijo a Josué: “…Nadie será capaz de enfrentarse a ti. Así como estuve con Moisés, también estaré contigo; no te dejaré ni te abandonaré”. El Señor prometió darle a Josué la tierra que había prometido a Moisés. Le dijo a Josué (tres veces) en el capítulo uno: “Esfuérzate y sé muy valiente”. El libro de Josué entonces prosigue contando cómo los israelitas cruzaron el Jordán por tierra seca, y los sacerdotes que llevaban el Arca del Pacto guiaban el camino.

Cada vez que el Señor estaba a punto de hacer algo grande, ordenaba al pueblo que se santificara. El Señor está a punto de moverse entre nosotros otra vez de manera prodigiosa. Nosotros también hemos sido llamados a ministerios de milagros, señales y maravillas.

El Señor declara: “Este es un nuevo día. Ustedes son la generación que caminará en Mi autoridad y poder, demostrando Mi Reino en esta tierra. Yo estoy enviando Mi gloria sobre esta tierra como es en el Cielo. Ustedes no son simples hombres y mujeres, sino que son una generación escogida, un real sacerdocio, una nación santa que liberará a los demás fuera del Reino de las tinieblas a Mi maravillosa luz.

“Santifíquense y permítanme obrar en ustedes. Este es el día en que será conocido Mi poder en la tierra. Este es el divino plan y propósito que Yo tengo para ustedes en esta época”, dice el Señor.

Josué 1:8, “Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien”.

Por.Elaine Tavolacci
Fuente: elijahlist.org

 

Compartir en Redes SocialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comentar