confluencia-cronologicas Ministerio Brazolatino
Birmania

Yendo Donde Cristo es Desconocido en Birmania

Un ministerio autóctono de Birmania (Myanmar) ha encontrado la forma de fundar iglesias auto suficientes entre grupos étnicos tan aislados que la gente de una aldea a menudo no se puede comunicar con la gente de una zona vecina.

Con la ayuda de traductores, el ministerio ubicado en Yangon (antes Rangún) lleva el evangelio a tales aldeas remotas viajando por densas selvas semi tropicales – con tigres y serpientes venenosas incluidas. Su modelo para fundar iglesias también resuelve el problema común de los líderes de iglesias que viajan al extranjero para ir al seminario y no regresan a sus países empobrecidos, desgarrados por los conflictos.

Según el Proyecto Josué, los Lahu y los Pa’o son algunos de los grupos étnicos que el ministerio está alcanzando en el estado de Shan, en el este de Birmania. En general, los 225,000 Lahu de Birmania ahora son 80 % cristianos (43 % evangélicos), pero el ministerio visita aldeas Lahu principalmente animistas que no han oído el evangelio.

Los Lahu son originarios de la meseta del Tíbet en China, y son conocidos por los chinos como cazadores de tigres. De acuerdo con la Fundación Pueblos del Mundo, en su idioma la silaba “La” de su nombre significa “tigre”. Los Lahu hacen ofrendas y sacrificios de animales a varios espíritus y ancestros en un intento de garantizar la seguridad y el bienestar.

“Ellos adoran y temen a los espíritus”, dijo el director del ministerio. “En una aldea del estado oriental de Shan, cuatro años atrás le hablamos al sacerdote animista acerca del único Dios que expulsa a ángeles del cielo*. Él dijo: ‘Este es un Dios poderoso. Está bien, su Dios es más grande’, y ellos destruyeron los ídolos en la aldea y todos se convirtieron en cristianos”.

Él dijo que el otoño pasado el gobierno atacó a los rebeldes del estado Shan, y aproximadamente una vez al mes recrudecen los combates entre los rebeldes y las fuerzas gubernamentales en zonas donde trabajan sus misioneros. Los Pa’o, muchos de los cuales han huido a Tailandia para escapar de los combates entre las fuerzas rebeldes y gubernamentales del estado Shan, practican el budismo, aunque a menudo mezclan creencias animistas. Su mitología sostiene que ellos se originaron a partir de un chamán y un dragón hembra.
“En Birmania, muchos budistas no son realmente budistas”, dijo el director. “La mayoría de ellos no saben realmente lo que creen”.

Tratando de proveer salud a los pueblos y aldeas que visitan, los misioneros cercanos a la cultura proveen medicamentos que de otro modo no estarían disponibles.

“En estas áreas hay malaria, dengue y disentería,” dijo. “La gente de estas zonas no tiene manera de llegar a cualquier hospital o clínica. Así que los medicamento son una forma muy efectiva de abrir una puerta para compartir el evangelio con ellos”.

El equipo lleva a cabo campañas evangelísticas de una semana de duración que incluyen comidas cada día. Luego un misionero hace el seguimiento con aquellos que han tomado decisiones para Cristo.

“Este ministerio hace un buen trabajo fundando iglesias en áreas no alcanzadas, por medio de campamentos en diciembre y durante las vacaciones de verano, cuando los agricultores no están tan ocupados”, dijo un director de Christian Aid Mission, que apoya al ministerio. “Cuando termina la semana, deja atrás un misionero para hacer el seguimiento y fundar una iglesia. Luego busca jóvenes claves de la tribu que creen en Cristo para que vayan al instituto bíblico, y luego los envía de vuelta a sus aldeas natales como pastores”.

Los nuevos candidatos para liderar iglesias se capacitan durante cuatro años, sin costo alguno, en el instituto bíblico del ministerio, que también ofrece cursos de capacitación de un mes para aquellos que no pueden estar lejos de sus aldeas por mucho tiempo. Las limitaciones presupuestarias redujeron la capacitación previa de tres meses a un mes, dijo el director.

Con cinco profesores y 19 estudiantes en la actualidad, el instituto bíblico es el motor que impulsa la fundación de iglesias del ministerio. Los graduados tribales son enviados de vuelta a servir a su propia gente en sus lenguas maternas, y aprenden a fundar iglesias “autónomas, autosuficientes, y auto propagadoras”. El instituto, que ofrece títulos de licenciatura, enseña a los misioneros a buscar maneras de ganarse la vida para mantener a sus familias.

Los estudiantes también participan en esfuerzos evangelisticos. El mes pasado los profesores y algunos estudiantes de la escuela fueron al estado sureño de Shan para una de sus cuatro campañas evangelísticas.

“Estuvimos enseñando todos los días y predicando todas las noches”, dijo el director del ministerio. “Por la gracia de Dios y vuestras oraciones, 18 nuevos creyentes profesaron que pertenecen al Señor Jesucristo, y recibieron el bautismo”.

Muchos niños también profesaron que habían nacido de nuevo. El equipo fue a otra aldea para enseñar y animar a los Lahu previamente establecidos y a iglesias de la etnia Hmong, antes de dirigirse a un sitio desde el que los aldeanos habían huido de combates, pero se han reubicado después de que los líderes gubernamentales y los rebeldes les dieron la tierra.

“Ahora muchos han comenzado a construir casas de bambú allí y a sembrar arrozales”, dijo. ” Los Lahu y los Hmong nos invitaron a predicar las Buenas Nuevas y a ayudarles a iniciar iglesias. Esta vez, como no habia viviendas adecuadas, estuvimos toda la noche predicando, y pospusimos las campañas de evangelización para finales de este año”.

El área necesita pozos de agua, una escuela y un templo.

“Ellos necesitan oraciones especiales y ayuda, ya que son víctimas de la guerra civil y han huido de aldea en aldea”, dijo.

En otra aldea, un hombre acaudalado del grupo étnico Danu, quien es un devoto budista, invitó al equipo de evangelización a su casa. El director dijo que estaba buscando paz en su corazón.

“Nos quedamos en su casa y compartimos el evangelio con su familia”, dijo. “Ahora están listos para escuchar el evangelio. Los Danu son los budistas más fuertes de Birmania, pero este Danu y los miembros de su familia están abriendo sus corazones y casa al Señor. Por favor, sigan orando por esta familia”.

Antes de que el viaje del equipo terminara, realizaron un campamento evangelístico en dos aldeas del norte del estado de Shan.

Además de los campamentos, el ministerio en cualquier momento tiene de 8 a 12 misioneros que viajan a aldeas donde el evangelio es desconocido. Cada uno requiere mensualmente US$ 40 para medicamentos y US$ 150 para su subsistencia.

“Nuestra mayor necesidad es apoyo para más misioneros. Cada año tenemos más voluntarios, y tenemos que aumentar el apoyo para ellos”, dijo. “Nuestros misioneros tienen una gran carga y corazón por las personas no alcanzadas en sus propias áreas, pero como cada uno de ellos tiene una gran familia, han estado luchando con las necesidades diarias de sus familias. Este es el gran obstáculo para nuestro ministerio. Muchas gracias por vuestras oraciones y apoyo para alcanzar a los perdidos con el evangelio”.

*Lucas 10:18; Apocalipsis 12: 7-12; Isaías 14: 12-15; Ezequiel 28: 12-18

Para ayudar a los misioneros autóctonos a satisfacer las necesidades, puede contribuir en línea mediante el siguiente formulario, o llamar al 434-977-5650. Si prefiere enviar su ofrenda por correo, por favor envíela a Christian Aid Mission, P.O. Box 9037, Charlottesville, VA 22906. Por favor, use el código de ofrenda: 715HAM ¡Gracias!
Fuente: christianaid.org

Compartir en Redes SocialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comentar